EL MAR RECORDÓ

El proyecto artístico se define en la narración poética que materializa y hace visible la idea de un paisaje invisible pero no irreal. El mar, como concepto físico inabarcable en su totalidad, es inimaginable desde la orilla, pero a su vez es una proyección de nosotros.

Para aproximar ese horizonte al espectador, se presenta un manto en el que se perforan  agujeros en una superficie de caucho, material utilizado en la fabricación de las pateras.

Desde 1.993 hasta 2.021 la organización United List of Refugee Deaths ha contablizado 44.764 refugiados e inmigrantes que han muerto debido a las políticas restrictivas europeas mientras intentaban entrar en Europa. Una mayoría tiene lugar en el mediterráneo.

Como en una letanía, 44.764 agujeros han sido contados mentalmente, y perforados en un sudario iluminado que es mi elegía a todas las almas anónimas y perdidas en el mar.

Durante el día y desde el interior, la luz exterior cambiante se introduce a través de las perforaciones ofreciéndonos una imagen de lo que transcurre al otro lado, plácida y cotidiana. Desde el exterior y durante la noche, la luz que lo ilumina proyecta hacia fuera el punto de fuga de una falsa bienvenida: la llegada a la tierra o al Paraíso. Son las estrellas que crean un texto de braille, y que guían a los navegantes nocturnos que escapan de la ignominia sobre la barca de goma.

La pieza es presentada por primera vez dentro del proyecto Una idea de paisaje, comisariado por Juan Carlos Bracho parala galería manolo Alés en la La Línea de la Concepción.

En el ventanal de la galería la obra alegórica cubre el ventanal de la sala de exposiciones, enmarcando un paisaje real que que está justo frente a nosotros, el lugar en el que vivimos y trabajamos. Una porción de tan solo 14 km de ancho, el Estrecho de Gibraltar, un corredor humanitaro inexistente y no respetado al que nos hemos habituado mientras nuestra vida discurre plácida e indiferente a este hecho.

Desde el interior la pieza se presenta absorviendo la luz cambiante del paisaje externo y de lo que ocurre. Se ha colocado una cámara en grabación continua de la que se extrae un video filmando lo que ocurre en el exterior. Durante el día, desde fuera la lona es oscura, actúa como un espejo en el que el paseante se refleja y no sabe que es filmado.

A medida que nos alejamos del manto más clara se hace la imagen exterior, y más difusa la idea de lo que acontece en el mar. El caucho se convierte en una ventana desde la cual observamos, de manera velada, el transcurso de la vida cotidiana. Cuanto más nos acercamos al caucho, más reconocibles son los puntos (la individualidad): la imagen global se pierde y tomamos conciencia de esa realidad oculta.

El mar recordó

Caucho perforado

320 x 230 cm

2022

Proyecto Una idea de paisaje, comisariado por Juan Carlos Bracho

Artesantander 2022, Solo Proyect. Ulf Larsson Galerie, Colonia